Entradas recientes

Cuarto informe sobre desarrollo y reconciliación, en la implementación de los acuerdos para la super

En el Cuarto Informe de Observación de Aprendizajes desde las poblaciones sobre el proceso de dejación de armas y la implementación de los acuerdos para la superación del conflicto que hemos publicado esta semana, se establece un balance construido desde las comunidades ubicadas en las 26 Zonzas Veredales de Transición y Normalización ZVTN y que ha configurado unos trece corredores con cerca de doscientos municipios. Desde ahí una docena de equipos de observadores sociales hemos construido un dialogo de aprendizajes respecto a las situaciones, expectativas y relaciones que emergen en términos de democracia y paz. A continuación compartimos uno de los asuntos analizados en el informe: “Hay preocupación por la pertinencia, las capacidades, las lógicas, los tiempos y la sostenibilidad de los esfuerzos institucionales en el cumplimiento de los compromisos; la falta de enlaces para generar confluencias internas y la falta de mediaciones para avanzar con un ritmo acompasado por parte del gobierno nacional son evidentes y están demandando la reelaboración del mapa de las políticas públicas y sobre todo del cuadro de competencias y responsabilidades que involucra este proceso, para llevarlas a un nivel de direccionamiento más preciso”.


Especialmente en este periodo se han observado “tensiones por los modelos de conocimiento y abordaje institucional de las realidades que se proponen como referentes de intervención en la implementación de los Acuerdos. La inercia es que las políticas nacionales se “bajan” con niveles de decisión tomados con base a informaciones pre construidas; sin embargo, en este caso las líneas de seguimiento y monitoreo, las bases de datos y la escucha previa no son suficientes, lo cual produce lentitud; pues generar la línea de base de conocimiento de las decisiones no es sólo asunto de actualizar informaciones ya estandarizadas, sino que requiere, en muchos casos, redefinir categorías de análisis y reajustar los sistemas de información que implican concertaciones regionales y locales, reconociendo además demandas de gestión de conocimiento propias de los territorios”. En ese sentido, se ha requerido desde el Informe mucha mayor atención a “la gestión habitual de conocimientos y saberes desde las comunidades en los territorios, por medio de agentes cotidianos que mueven diversas expresiones de conocimiento; esta es una clave fundamental para que la implementación de los Acuerdos no sea un proceso invasivo, de nueva colonización, sino un gesto participativo de tejer en la diferencia una nueva red de país que se reconoce en obra, en camino de readecuar sus vínculos, sus corresponsabilidades y reciprocidades”. Los pueblos afrodescendientes, las comunidades indígenas y campesinas que habitan estos territorios son portadores de experiencias saberes y conocimientos que deben ser reivindicados y reconocidos en el marco de la reparación de los tejidos dañados en la guerra. No se trata de mantener las mismas repuestas canonizadas en la vida colectiva, en medio del conflicto armado que se quiere transformar; se trata también de hacernos nuevas preguntas y de atrevernos a nuevas respuestas como nación que profundiza en sus rutas democráticas.


Equipo de Observación ZVTN y PTN. Fundación Ciudad Abierta.


Archivo