Entradas recientes

Hechos, Fenómenos que Llaman al Cambio


¿Qué relación hay entre los huracanes Harvey, Irma, y José respecto al cambio climático?, ¿qué tan ciertas son las imágenes digitales y los informes científicos que circulan en las redes?, ¿Qué están haciendo los gobiernos y la plataformas internacionales para concretar las políticas de adaptación y disminución del riesgo?, ¿qué podemos hacer los habitantes actuales del planeta?, ¿cuáles son las posibles respuestas de largo plazo?


Vamos por partes, es cierto que el cambio climático es un fenómeno cíclico y epocal; es decir, el clima tiene movimientos inesperados en millones de años y así ha sucedido en la formación y la génesis de la vida en el planeta; pero, también es cierto que el productivismo, la lógica mercantil, el individualismo posesivo que gobierna en nuestras actitudes egoístas, ha acelerado en grados irreversibles fenómenos de cambio climático que ponen en riesgo la estabilidad de la vida en el planeta. Es a esa tendencia a la cual debemos enfrentar, desestimulando o minimizando sus efectos negativos.


Es cierto que se ha estado haciendo una especie de terrorismo mediático y de exageración con informaciones desbordadas y falsas, pero los testimonios de Antigua, Barbados, Cuba y Miami, están mas allá de esas especulaciones y están señalando riegos inminentes en todo el orbe; también es verdad que las grandes corporaciones, los centros de decisión económica a nivel del comercio y la producción mundial, están haciendo acciones muy residuales que se centran en resolver tecnológicamente un asunto que requiere cambiar la cultura humana y la lógica civilizatoria y productiva.


Cada persona, cada grupos social, cada unidad productiva, cada familia, cada comunidad, tenemos una tarea ambiental que es inaplazable y que implica disminuir riesgos. Cierto es además que no se trata de un mero gesto individual y de ingenuidad frente a la problemática; tenemos que reciclar y proteger nuestro entorno natural, nuestros ecosistemas, con hábitos concretos, pero también tenemos que incidir en el diseño y operación de políticas que limiten el monstruo que calladamente, desde lo privado y desde los parnazos estatales, dañan la vida y comprometen nuestra existencia presente y futura. Tenemos que explorar alternativas ya pero con visión de largo plazo y eso implica acompañar nuestros chicas y chicos, aprendiendo a su vez de ellos en las forma como proyectan la vida. Es una tarea inaplazable.

Jesús Darío González Bolaños.


Archivo