Entradas recientes

La invitación a salir


Durante cinco días nos acompañó Francisco, el Papa de la Iglesia Católica, visitando cuatro ciudades con sus respectivas regiones. El pontífice ha dejado mensajes profundos emitidos desde el punto de vista de una reflexión espiritual, moral y ética. Mensajes que siendo evangélicos, es decir enunciados desde contenidos religiosos, tienen un fuerte contenido social y político, pero sobre todo dándole una perspectiva reflexiva, cultural y existencial a la política.


Que no hay que dejar que nos roben la esperanza; que hay que evitar la cizaña y el espíritu posesivo; que la reconciliación implica un proyecto de equidad y de formación solidaria de la nación, unida en la diferencia; que la paz y la reconciliación se hace con vos; que hay que tener serenidad y sentido de proceso porque los cambios no se dan de la noche a la mañana; que hay que romper con el fruto amargo del miedo que es la guerra; que hay que sanar el alma y el corazón para insistir en el camino del amor, pues el odio no puede tener la última palabra. Así se recoge una breve síntesis de los mensajes sociales de Francisco.


Nuestra Colombia es polémica, no sabemos del todo cual es el alcance de los gestos y mensajes del Papa Católico; somos una nación pluriétnica, un Estado laico y reconocemos la diversidad religiosa en nuestra Constitución, pero nuestra tradición es profundamente católica; ese dato es histórico, habla de los silencios y la coparticipación que ha tenido la institución eclesial frente a grandes hechos de exclusión y violencia, pero también de grandes aportes en la formación de la cultura y la gestación de la nacionalidad. Por esa razón las grandes aglomeraciones y devociones que ha generado el hecho, pero también a diversas críticas.


Más allá de esas polarizaciones, el Papa Francisco ha sido preciso en su gesto de invitarnos a salir del odio, de la guerra, de la exclusión y ha buscado hacer comunión de sociedad para ello; ya veremos en los días, los meses y los años, si este momento fue el paso de una estrella religiosa con habilidades políticas o si su presencia logro mover las fibras más profundas en las personas, las comunidades y los grupos humanos que conforman la colombianidad. Por lo pronto sencillamente podemos saborear ese sentido de paz y reconciliación con vocación de transformación social y política que nos ha compartido el líder religioso.


Carlos Alberto Ladino


Archivo