Entradas recientes

¿Y la Corresponsabilidad Qué?


Ha viajado el presidente Juan Manuel Santos a la Asamblea de Naciones Unidas en medio de un llamado del gobierno de los Estados Unidos respecto a la necesidad de intensificar la lucha contra las drogas ilícitas; el asunto sería comprensible dado que, ciertamente, las metas que el propio país se puso no se cumplen. También es cierto que Estados Unidos es el país que más ha apoyado a Colombia en sus planes, porque es el mayor consumidor de drogas ilícitas y, en síntesis, el más afectado.


Lo que no es comprensible es el tono de exigencia imperativa y de regaño en el cual se ha expresado el llamado, revalidando la posición asimétrica y preponderante desde la cual certifica o no a los países del área. Al gobierno norte americano no le falta el mayor cinismo para olvidar que los grandes carteles que se lucran de nuestra desgracia de violencias y corrupciones, están en las grandes ligas de su sistema financiero y que la dependencia cotidiana de narcóticos por parte de su población también le implica responsabilidades inexcusables.


A propósito de un Sistema Internacional de Derechos Humanos, de las Naciones Unidas, parece importante recordar la necesidad de volver a poner en los parlamentos internacionales el requerimiento de cooperación y responsabilidad compartida en la definición y operación de las políticas antidrogas a nivel mundial, entre países consumidores y productores. Un problema que afecta a la humanidad no puede terminar siendo un factor de señalamiento a los productores, sino muy por el contrario, de reconocimiento de corresponsabilidades y alternativas.


Veremos qué plantea el gobierno nacional y qué se sobreviene con tan descorteses advertencias.


Jesús Darío González Bolaños.



Archivo