Entradas recientes

“Agua Paso por Aquí, Cate que ya te Vi”


A propósito de que no toda la dinámica de paz y democracia en el país puede reducirse a la agenda de negociación política del conflicto político armado con los agentes de violencia, es comprensible que haya asuntos de la vida colectiva que serán definitivos respecto a un manejo pacífico de la conflictividad en la sociedad colombiana. Uno de ellos es el agua como bien colectivo, como recurso natural y como factor de vida. Al respecto la agenda del agua es vital para consolidar rutas alternativas de

país.


Situados en esa premisa, es muy normal en la mañana, encontrarse con algún titular en el periódico, noticiero o red social, un llamado alarmante por la conservación del agua, noticias como; “el páramo de Santurbán está a merced de quienes tienen los títulos mineros”, “en la Guajira desviaron el rio Ranchería para la explotación minera”, “el gobierno de turno aprobó el uso de Fracking para la extracción de petróleo”, “la contaminación con cianuro y mercurio en los ríos colombianos es alarmante por la minería ilegal”. No solo aparecen noticias, también se anuncian grandes campañas para conservar el medio ambiente, se vaticinan escases de agua y hambrunas, todo puede ser cierto. Eso sí, no se habla del agua como liquido estratégico para el desarrollo; estrategia que no tiene que ver con mantener de agua potable como prioridad para el consumo humano, eso es secundario, como ya se demostró en la Guajira.


Si cambiamos la mirada, podemos ver diferentes conflictos en el mundo por el petróleo: Siria, Iraq, Irán y Venezuela, que generan diferentes noticias, pero todas tienen en común el control de la producción y distribución del petróleo vinculado a una idea de desarrollo y progreso: El petróleo se convierte en el combustible necesario para la máquina y desde las refinerías es materia prima para la industria química expandida, articulándose a una economía del consumo, que produjo el cambio climático y la contaminación derivada de su dependencia.


La especie humana está en riesgo, la idea de desarrollo como la conocemos se agota, un nuevo orden económico se perfila alrededor del agua, ya las moléculas de hidrocarburos y sus refinerías están llegando a su final, emerge otra molécula maravillosa, la enzima proteínica, utilizada en estos momentos para producir medicamentos, insumos químicos, combustibles (alcohol y biodiesel), alimentos, materias primas y muchas otras posibilidades que se despiertan a través de la biología molecular y su comprensión de las enzimas.


En nuestra realidad, vemos que las grandes plantaciones de caña azúcar, hoy tienden a la generación de biomasa y alcohol como recurso energético a partir de las enzimas, la palma como generadora de aceites, biomasa y biodiesel, asistimos al cambio de refinerías por biorefinerías, en fin, las ideas para el uso de las enzimas es inagotable, teniendo en cuenta toda la posibilidad de recombinación genética, de los ya famosos transgénicos.


Pero las biorefinerías, necesitan grandes cantidades de biomasa para generación de materias primas y biocombustible, y esta biomasa necesita inmensas cantidades de agua para ser producidas, fuente de por sí ya limitada para mucho en nuestro planeta. No será posible pensar en una fuente de energía biológica sí antes no se ase-

gura el recurso del agua para ello, lo que significa que en poco tiempo, estarán las sociedades humanas enfrentadas al modelo de desarrollo por el uso de este preciado líquido, ya no hablaremos del oro negro, sino del oro líquido.


Ya escuchamos hablar del acuerdo TISA, un acuerdo con respecto a la economía de servicios, donde Colombia está en la mesa de negociación junto a los países europeos y los EE.UU., servicios que para nosotros se traduce en agua y energía. La fiesta está servida para el dueño de la mesa, todos le llevan sus mejores cumplidos, y él en su infinita bondad, reparte entre los invitados todo lo puesto en la mesa, dejándose la mejor parte para él. Y cabe la pregunta: ¿Dónde está el agua en las agendas de paz?

Libardo Giraldo Calderón

Doctor En Educación Universidad Central De Nicaragua

Miembro Del Comité De INSTEVALLE (Institutos Técnicos Del Valle Del Cauca)


Archivo