Entradas recientes

El Fragor del Río La Paila


“Hace muchos años la borrasca nos mostró donde no debemos hacernos; ahora vuelve con fragor, lavando nuestro olvido”.


Al considerar la madre tierra como un ser vivo podemos darnos cuenta que cada ecosistema, cada recurso, cada espacio, cada elemento, establece una relación vital entre sí, formando ciclos y procesos ecológicos equilibrados para la tierra.


Incluyendo al ser humano dentro de estos procesos, cabe anotar que el desarrollo de las comunidades depende en gran medida del adecuado manejo de los recursos naturales con los que cuenta, siendo este, la primicia para tener sostenibilidad ambiental, económica y social de las poblaciones ahí asentadas.


Sin embargo, la intervención del ser humano en los ecosistemas de manera inadecuada han ocasionado un desequilibrio y esto es justo lo que se da en la Cuenca hidrográfica del río La Paila; el pasado martes se presentó una fuerte avalancha por la creciente del río debido a las fuertes lluvias en esta época de invierno en la zona y aunque muchas personas quedaron afectadas por este episodio natural no cabe duda que se trata de una respuesta por parte de la naturaleza de causa y efecto.


Pese a que es muy lamentable lo ocurrido tanto en Corinto como en otras zonas del país, es necesario que analicemos las posibles causas de estos mal llamados desastres naturales ya que los verdaderos desastres los hemos provocado nosotros mismos previamente a través de prácticas inadecuadas e impactos ambientales negativos.

El cambio climático es uno de los grandes aspectos causales que más tienen que ver con estas tragedias; si bien las épocas de lluvia siempre se han presentado por estos meses, ahora los eventos climáticos son extremos y las fuertes lluvias hacen que las cuentas no tengan la capacidad de recibir en menos tiempo las precipitaciones que actualmente se están dando.


A lo anterior, debemos sumarle otro de los aspectos causales y es la deforestación y degradación de las cuencas para monocultivos, el uso del material arbóreo para leña, la construcción de casas al pie del río, esto es uno de los factores que más ha impactado la zona, convirtiéndolas en áreas deforestadas y al momento de recibir esas fuertes lluvias desbarrancan la tierra llevando grandes bloques al paso de la lluvia y el río.


No cabe duda, que los organismos de control, las entidades gubernamentales y el mismo gobierno nacional tiene gran responsabilidad en estos episodios naturales ya que se denota debilidades en el ordenamiento territorial y debilidades en el control a las prácticas de campo que hoy en día tienen las comunidades que viven en estos territorios.


La invitación es que analicemos nuestras decisiones y nuestras acciones, que cada cosa que hacemos repercute en nuestro entorno y en nuestro medio ambiente, con consecuencias que tarde o temprano terminan por alcanzarnos.


Natali Sanchez Rojas


Archivo