Entradas recientes

El Panorama Económico 2018 y las Elecciones


Ya entramos al segundo mes del año 2018 y el costo de los servicios públicos, el aumento del costo de la canasta familiar se pone insufrible para los sectores populares, el acceso de las clases medias a oportunidades de educación y de cobertura en salud se hace más estrecho. Esto convive con los consumos suntuosos de minorías rentistas que la están pasando bien con sus réditos económicos, el asunto es que esa franja es muy pequeña. Esta situación es la que nos hace seguir siendo de los países más desiguales del mundo


Frente a la marcha económica del año en curso, los analistas de los grandes gremios y propietarios del país hacen sus cálculos repetidos: que nos va a afectar la reforma tributaria de los Estados Unidos con respecto al costo de nuestra deuda externa, que la separación del reino unido de la Unión Económica Europea afecta depresivamente la economía global y eso impacta el intercambio con Europa, también la situación de Venezuela y las elecciones en Colombia y en otros países que condicionan el relacionamiento comercial al direccionamiento de nuestro mejoramiento económico, que se proyecta un crecimiento moderado del 2.5, que para eso toca recuperar el consumo de la población, reactivar el agro, la industria, activar el turismo y promover la inversión pública en asuntos como las 4G, incluso los analistas introducen las variables del mundial de fútbol y de lo bueno que sería que Colombia avanzará en las justas para aumentar la disposición de compra de la población, etc. etc. etc.


Lo cierto es que esas cuentas no consultan la inercia de nuestras desigualdades ni muestran el impacto de la escandalosa corrupción de los poderosos envueltos en robos y evasiones como Refricar, los Panamá Paper, el Cartel de la Toga, de la hemofilia, de la construcción de puentes y obras públicas en general. Sabemos desde hace años que con la posibilidad de cambiar esta realidad no pasa nada; la economía colombiana atraviesa un letargo silencioso. Nos hemos acostumbrado a este frustrante panorama en el cual los indicadores mejoran pero en la realidad la situación económica de las familias colombianas no.


Toca preguntarnos entonces por los servicios sociales que podrían conducir a superar el círculo de la desigualdad y por la garantía de derechos para que los sectores más vulnerados tengan oportunidades. Lo cierto es que muchos de esos aspectos se juegan en las próximas elecciones de Congreso y Presidencia.


En medio de estas situaciones es bueno que usted se pregunte ¿Cuál es el programa político de los candidatos que podría ayudar a superar la desigualdad y la pobreza? Piénselo.


Archivo