Entradas recientes

Mundo ¿Sin Agua Qué?


¿Usted se ha dado cuenta que Ciudad del Cabo en Sudáfrica se está quedando sin agua, y que aunque hay planes de contingencia para la disminución de los impactos esta situación causará grandes procesos de movilización humana, despoblamiento y repoblamiento, no solo en el país mencionado, sino en todo el continente africano? Con este acontecimiento comenzamos a visualizar de manera más concreta la necesidad de una transformación civilizatoria en nuestra capacidad de acomodo a la vida en el planeta, entendiendo que más que un ordenamiento antropocéntrico, se requiere una adaptación y una convivencia con el conjunto de la creación.


¿Sabe usted que varias regiones del planeta están sufriendo de escases del líquido y que en el 2050 dos tercios del mundo sufrirán escases de agua para la sostenibilidad humana mínima? Por ejemplo ciudad de México, Londres, Estambul y el Cairo son grandes conglomerados poblacionales que tiene comprometida su sostenibilidad en el corto plazo y ameritan ya una redefinición de su existencia como modo de vida urbano.


¿Sabe usted que fenómenos como la tala indiscriminada de bosques, la erosión en las zonas rurales, la destrucción de ecosistemas selváticos, el exceso de explotación de energías fósiles y la contaminación que procede de las industrias y los grandes conglomerados urbanos, son asuntos sobre los cuales las grandes potencias económicas, los trust económicos y los gobiernos nacionales han hablado mucho pero han hecho poco? Por esa indolencia tenemos afectadas de manera grave las corrientes de agua dulce y los regímenes climáticos, factores básicos para la preservación de la vida.


Mientras que eso lo sabemos, ya que está muy difundido como un problema orbital, en Colombia sigue pasando que crece la deforestación de los bosques, la contaminación de los ríos, la mala disposición de los residuos sólidos, la ocupación de páramos y áreas protegidas, la implementación de una minería voraz y no sostenible, la falta de control de gases tóxicos en la industria y la movilidad urbana. Estos asuntos requieren de nuestra disposición personal y ciudadana para encontrar alternativas creativas y esto invita a actuar solidariamente con nuestra casa común; esa acción no de espera.


Unas últimas pregunta: ¿seremos capaces de hacer algo para no someter a nuestros hijos, a las nuevas generaciones a una existencia precaria y sufriente?, ¿cuál es el programa ambiental adecuado al respecto?



Archivo