Entradas recientes

Ejemplos de Corrupción Urbana. Cali.


El fenómeno de corrupción afecta muchos aspectos de la vida urbana; quizás una situación poco visible pero muy sensible que afecta la gestión de la ciudad de manera grave es el tratamiento de los espacios urbanísticos y de uso adecuado del territorio.

Para ilustrar, veamos solo tres ejemplos:


- Que de repente un barrio que figura en el Plan De Ordenamiento Territorial (POT) del municipio como área residencial exclusivamente pase a ser de usos mixtos es la apertura para que en pocos años se pierda la residencialidad y en seguida se redensifique y se ponga en función de nuevas plataformas de negocios a muy bajo costo, la mayoría de veces evadiendo impuestos. Este hecho se volvió costumbre en Cali y al parecer esto involucra procesos de toma de decisiones en el Concejo de Cali y en los respectivos gobiernos municipales, especialmente en su oficina de Planeación.


- Que en áreas de desarrollo urbano, que de acuerdos al esquema de microzonificación y riesgos solo se puede construir en altura hasta de tres pisos, aparezcan con licencias de las curadurías y de la oficina de Planeación edificios hasta de diez pisos es algo que pone en riesgo la ciudad y que afecta la calidad de vida y el avaluó de importantes sectores.


- Que gran parte del tejido arbóreo de proyección se esté perdiendo porque, sin muchos criterios de silvicultura y la mayoría de veces sin los permisos respectivos, se estén talando árboles en andenes y antejardines para facilitar acceso a parqueaderos, impermeabilizando los suelos y afectando los ecosistemas y sus microciclos, daña la calidad de vida de la ciudad.


El asunto no es menor, es importante que estemos atentos porque detrás de este tipo de prácticas y situaciones se desarrollan grandes mafias de corrupción pública y privada, afianzando el caos en la ciudad y sobre todo generando niveles de inequidad e injusticia en la gestión urbana. Es clave estar atentos a este tipo de cuestiones que no son aisladas; por el contrario se generalizan cada vez más.


Jesús Dario González Bolaños.


Archivo