Entradas recientes

¿Aprenderemos?


Recorrer el río Cauca es una posibilidad para vivenciar el agua y sus mundos. En este viaje podemos aproximarnos a la sabiduría de la madre tierra. Observemos, por ejemplo, los humedales, esos cuerpos de agua de diferente tamaño como pantanos, ciénagas, lagunas, muchos de los cuales son temporales, esto es se aprecian en ciertas temporadas del año. A simple vista cuesta trabajo adivinar que gracias a su existencia hay una regulación natural del agua: en invierno captan el excedente de este líquido y lo acumulan para devolverlo al río en verano, además irrigan las aguas subterráneas.


Al transitar por estos espejos de agua en el río Cauca, nuestra retina se enfrenta a una explosión de colores debido a la diversidad de aves, peces, mariposas, plantas; produciendo sensaciones indescriptibles. Se calcula que sólo en el Valle, en ambas orillas de este afluente del Magdalena hay alrededor de 150 humedales.


Pero el recorrido también nos enfrenta a la falta sentido común en la ocupación del territorio. Transitar por el Cauca es ver como el monocultivo ha aniquilado muchos espejos de agua para “recuperar” tierras para la siembra o como son sobreexplotados para el riego de cultivos, muchos de ellos sobreviven en espacios pequeños sin franjas protectoras, subsistiendo de milagro en medio de centros urbanos.


Cada vez más las ciudades, en su afán de urbanizar, desconocen la función estratégica de los humedales e impulsan proyectos urbanísticos que atentan contra la vida de estos ecosistemas sin prever el impacto que tendrá. La pregunta que surge es: no nos estaremos haciendo el harakiri al desconocer que no se trata simplemente de pantano o una peque- ña laguna la que se extingue cuando se deseca un humedal sino que estamos atentando contra la posibilidad de conservar las fuentes hídricas no sólo para los centros urbanos sino para la región. ¿Será que podemos vivir acabando con el agua, volviendo el paisaje un desierto?, ¿será que podemos aprender qué es lo prioritario y qué no se puede supeditar a los designios del ser humano?


Alfayma Sanchez



Archivo