Entradas recientes

A punto de caramelo


Varios hechos se confabulan en este momento para lograr que en Colombia se avance por los caminos de justicia y reconciliación en el proceso de paz, por eso podemos decir que estamos al borde del punto de caramelo.


De un lado, se han generado las condiciones institucionales para que se avance significativamente en la designación de la Jurisdicción Especial para la Paz, concretamente se está en el proceso de elección de los 51 magistrados que conformaran este cuerpo de justicia transicional que tendrá a su cargo el funcionamiento del sistema de verdad, justicia, reparación y no repetición. Esto nos implica diseñar las condiciones sociales para reconocer que las dinámicas violentas fueron posibles a raíz de un conflicto político armado de cincuenta años y, a partir de ahí adentrarnos en los relatos de la guerra y nuevos mecanismos de justicia de cara a dinamizar un proceso de reconciliación nacional.


Pero para llegar al punto de caramelo, hay barreras que debemos remover. Es necesario que la acción decidida de la justicia en el proceso de investigación, captura y judicialización eficaz en contra de estructuras como el Clan del Golfo y las Autodefensas Gaitanistas no sólo se mantenga sino que se evidencien progresos significativos en el desmantelamiento de tales organizaciones. Tarea necesaria porque por un lado, se opondrán de manera fuerte y decidida a que se haga pública verdades regionales y, de otro, porque su accionar se fundamenta en copar territorios que antes estaban a cargo de las FARC.


Como bien lo ha expresado el Corte Suprema de Justicia, estas organizaciones no pueden ser cobijadas por la Jurisdicción Especial para la Paz ya que el concierto para delinquir no puede clasificarse como delito político. Lo que si puede es diseñarse una apuesta innovadora para lograr el sometimiento a la justicia de estos grupos armados al margen de la Ley.


El reto al que nos enfrentamos implica ser capaces de reconocer que debe lograrse una mezcla innovadora en donde confluya a Jurisdicción Especial para la Paz y políticas de lucha contra estructuras delincuenciales. Sólo así podremos eliminar la violencia de la esfera política presente en nuestra geografía. ¿Será que como nación seremos capaces de conseguir el punto de caramelo?


Equipo Fund. Ciudad Abierta.


Archivo