Entradas recientes

Paz en Apuros


El 30 de diciembre expiró el fast track, mecanismo utilizado para que de manera rápida se generará las leyes necesarias para implementar el Acuerdo de La Habana. Esperábamos culminar con una Reforma Electoral, un estatuto para brindar garantías a la oposición, una Jurisdicción Especial de Paz, Circunscripciones Electorales en las regiones más apartadas del país; para mencionar los más sobresalientes.


No obstante, terminó siendo de una manera distinta. La reforma electoral hundida porque más que obedecer a la necesidad de transformación democrática del país estaban formuladas para favorecer múltiples intereses de momento. La JEP, el único que logró salvarse, es un sistema no solamente diferente al esbozado en el Acuerdo sino que en gran medida no es un instrumento para la verdad, reparación y para generar las garantías de no repetición. Las Circunscripciones en vilo, no solamente por la falta de claridad de su expedición sino porque de surgir estarían condenas a nacer en medio de un debate que las condena a ser figuras cuestionadas y débiles, además que también la legislación que las regularía las reduce a su mínima expresión.


Lo que si nos deja este año es una radiografía de la situación de país que tenemos: nos muestra un Ejecutivo debilitado, nos muestra de manera rampante que se legisla de espalda a los requerimientos del país y que para lograr los intereses particulares de cada sector se echa mano de cualquier artilugio.


Con la radiografía en frente, como pocas otras veces, sin los trajes de gala de nuestros poderes reales, la pregunta es si somos capaces de ingeniarnos la manera para echarle una manito a la paz y no dejar que los anhelos de reconciliación se entierren. Buscando alternativas no sólo en la lánguida coyuntura electoral sino en las capacidades de juntar voces y tejer nuevas rutas. Ese es el desafío que nos deja el año.


Fund. Ciudad Abierta


Archivo