Entradas recientes

Cuidado a los Humedales, un Compromiso Común


Las conmemoraciones de fechas son importantes porque nos recuerdan los compromisos que hemos adquirido. El pasado 2 de febrero se rememoró el acuerdo de cuidado, protección y conservación de los humedales porque el mundo entero celebra el Día Mundial de los Humedales, esos espejos de agua dulce que son valiosos ecosistemas para la regulación de los ciclos hídricos y la preservación de flora y fauna.


El pacto de protección a estos ecosistemas se realizó en el año de 1971, producto del esfuerzo realizado por organizaciones no gubernamentales que desde 1960 desarrollaron movilizaciones ante la creciente pérdida y degradación del hábitat de los humedales. Y cada 2 de febrero los países que suscriben el acuerdo y ciudadanos preocupados por la degradación de esos importantes bienes comunes naturales realizan acciones de diverso tipo.


Colombia tiene una gran riqueza en arrecifes, lagunas, quebradas, esteros, cerca de 30 millones de hectáreas, alrededor del 27% del territorio nacional son humedales, distribuidos en 1.100 municipios, pero lo más importante es que al menos el 97% de los habitantes del país tenemos algún nivel de contacto con dichos ecosistemas.


En términos generales, la intervención humana ha conducido al deterioro de estos cuerpos de agua y sus ecosistemas, tanto en las áreas rurales como urbanas: por fragmentación al construir obras que impiden la comunicación natural del humedal, debido al relleno de muchos de ellos para la construcción de viviendas, obras de infraestructura o para la utilización de terrenos en la agricultura, también se presenta desecación o contaminación con residuos sólidos o con aguas residuales, vertimiento de sustancias químicas; entre las más comunes


Cohabitan en nuestro país la riqueza hídrica, la degradación de nuestros humedales y una gran desinformación sobre los servicios ambientales que estos bienes naturales generan tanto al hombre como la vegetación y los animales. El desconocimiento es tal que en las ciudades muchas veces tenemos a pocas cuadras de nuestras viviendas humedales y no los conocemos o simplemente no tenemos claro cómo afecta nuestra vida diaria su degradación y exterminio.


Por eso es importante el esfuerzo que desde el nivel nacional se está haciendo, especialmente desde el Instituto Humboldt, al entregar el mapa interactivo de humedales en el país. Esta iniciativa permite sensibilizar, difundir, generar interés, al ser una herramienta que potencialmente está al alcance de la ciudadanía. Potencialmente porque no todo el mundo conoce de su existencia y es valioso ampliar la difusión.


Conocer la existencia de nuestros humedales y de los bienes naturales que alberga es un primer paso en una dinámica de protección, explorar la Ciénaga Grande de Santa Marta, reconociendo que es el complejo lagunar más grande del país, expedicionar el sistema lacustre de Chingaza, sabiendo que de este sistema depende cerca del 80% de agua de Bogotá; la hermosa detal del río Baudó, o la laguna de la Cocha, son algunos de los sitios que se pueden apreciar en el mapa interactivo del Instituto Humboldt.


Pero no basta con expedicionar y sensibilizarnos, se requiere generar un mayor control en el cuidado de dichos bienes, tanto de grandes constructores, en los casos urbanos, como de proyectos agroindustriales e industriales que ponderan el lucro por encima de la conservación territorial. Así mismo, es prioritaria la conciencia ciudadana activa en pro de promover hábitos amigables con esos ecosistemas. El cuidado es pues, tarea de todos, que la conmemoración no se agote en el día y se convierta en un compromiso permanente. Esa es la invitación.

[endif]-- ![endif]--


Archivo