Entradas recientes

Grito Ciudadano


En medio de la contienda electoral aparecen historias de todos los tipos y en todo el país. Una no para de asombrarse.

  • Que en Magangué, Bolívar, el lunes la ciudadanía amaneció indignada porque les compraron el voto con billetes falsos y una no termina de entender qué es peor: si el que vende el voto o el que engaña con la compra.

  • Que en Tumaco sacan un vídeo de una presunta compra votos y es como si no fuera normal.

  • Que en Cali en un puesto de votación había propaganda y tarjetones marcados por un candidato y nadie vio quién los puso ahí.

  • Que en la costa por cada voto se contabilizaban dos.

En fin, la lista sería interminable, cada uno podría hacer la propia, cada vez hay más formas para burlar la ley y hacer que las elecciones se mantengan en el entredicho de siempre. Sin embargo, es necesario que todas y todos reflexiones sobre el poder que tiene el voto, como cada elector cuenta y hace que la balanza se incline para uno u otro lado.


Al respecto, hay tareas sencillas para hacer que estas primeras elecciones presidenciales del posacuerdo estén en consonancia con la agenda de paz. Propongo algunas pero por supuesto hay muchas más acciones que pueden emprenderse:

  • Si no se está inscrito porque se cambió de ciudad o porque nunca ha votado, inscriba su cédula en la Registraduría Municipal.

  • No trague entero, lea los programas de gobierno y converse con vecinos y amigos, recuerde que el debate no es sólo en los medios. Podemos hacer de la sala de la casa, el salón de clase, la reunión de amigos un espacio para informarnos y reflexionar sobre la campaña.

  • No permita que la polarización crezca, construir la paz es una tarea de todos. Aportamos enormemente cuando hablamos de las elecciones sin insultos, tratando de colocarnos en el lugar de nuestro opositor político, viendo los puntos fuertes de sus propuestas. La idea no es vencer o convencer a nadie sin lograr una reflexión colectiva que se vaya ampliando.

  • En fin, hay montones de cosas que se pueden hacer para que la política electoral no se mantenga secuestrada y degradada en beneficio de unos cuantos.

Solo con la participación decidida de cada persona, el grito de transformación se escuchará.



Archivo